Hace 6 años empezaba a cuestionarme en cómo podría ser un medio digital diferente a lo que se ve en todos lados. 

 

Claro que sí uno se sitúa en el barrio km 5, Bahía Blanca, Buenos Aires, Argentina, es muy difícil pensar o al menos sospechar que un producto atractivo se pueda realizar localmente, habiendo tanta variedad y medios alrededor del mundo.

 

A pesar de esta “chicana” mental, el motor que permitió que wips existiera fue el constante cuestionamiento interno.

 

No hay recetas mágicas para hacer que algo funcione, solamente existe el conocimiento, el trabajo duro, la constancia, y la creatividad.

 

Esto no lo digo porque Wips sea la salvación de los medios en el mundo ni mucho menos, sólo lo digo porque los resultados que tenemos hasta el momento me asombran. 

 

Transmitir la curiosidad

 

Si todos los medios locales tienen casi la misma agenda,  cómo podemos diferenciarnos, cómo mostramos la información para no caer en un modelo tradicional.

 

Nos llevó mucho tiempo empezar a encontrar las respuestas a nuestros cuestionamientos, y día a día las seguimos encontrando, porque no hay una respuesta infinita al cómo porque las respuestas que encontramos hoy es probable que mañana sean diferentes.

 

Seguimos sumergidos en un mar de cómos,  y cada uno de esos cuestionamientos nos hace más grandes y conlleva una mayor responsabilidad.

 

Creo que vamos por un buen camino y también creo en cómo vamos a ser mejores.